Compartir en:

¡Gracias Polaco!

Facebook
Twitter
LinkedIn

Compartir en:

¡Gracias Polaco!

Facebook
Twitter
LinkedIn

Días atrás, a nuestro empleado del taller, José Ángel Santillán, “Polaco”, le llegó la jubilación.

Desde 1990, José colaboró con la institución, y en 1998 entró efectivo trabajando como encargado en el área de maestranza, realizando el mantenimiento de nuestra institución cualquiera sea el día y pronóstico.

El Pola ha pasado más de 30 años dentro del cuartel. Para “despedirse” (y lo dejamos entre comillas porque sabemos que seguirá visitándonos seguido), reunió a sus allegados en una cena especial, en la que repasó su historia.

“Año 1990, yo tenía una familia y mi hijo Mauro que tenía que darle un futuro para que pudiera cumplir su sueño, como todo papá quisiéramos para un hijo, lo hablamos, quien fuera mi mujer, nos miramos y le dije “yo me voy a los bomberos a pedir trabajo”, comentó.
“Encontré un grupo de personas espectacular que me prestaban su oído para escucharme, me alentaban y compartían mis lágrimas para no caerme. Hoy mi sueño se hace realidad, de llegar a mi jubilación..”, explicó.

“Ustedes son mi familia y lo seguirán siendo, porque para mí no era fácil conseguir trabajo. Hoy les digo muchas gracias por abrirme las puertas del cuartel y no marginarme y aceptarme como soy”, mencionó.

Y además, nos dejó una recomendación, que quisiéramos compartir con ustedes: “Disfruten todo lo que puedan, sabemos que estamos de paso y que nos vamos con las manos vacías. Sean muy felices, no se rindan, y a cumplir sus sueños”.