Novedades

Luciano Castellari


28-05-2018 Novedades

En el marco del acto por nuestro 81 aniversario de Sociedad de Bomberos Voluntarios, el Oficial Ayudante Luciano Castellari, recibió la bandera de la República Argentina.

Nació en Morteros, y a los 9 años su tío, quien era bombero, lo llevó al cuartel de esta localidad. Luciano nos cuenta que todo empezó como un juego, que podían ir solamente dos horas los días sábado por la mañana, y que en ese momento, el cuartel era muy pequeño, que solo tenían dos camiones y una camioneta. Comenzó jugando con agua, con sogas, jugaba a ser bomberos y de una forma u otra ya empezaba a capacitarse para esta tarea. Hoy nos confiesa que no sabe porque es bombero, pero lo que sí sabe es que no va a dejar nunca de serlo.

A los 18 años juró como Bombero Voluntario, y en el 98 por cuestiones laborales dejó su ciudad natal y se vino  San Francisco. Hace 20 años que pertenece a nuestro cuartel y en ese tiempo se desempeñó en varias áreas; pasó por el área equipamiento, de salud, el área comunicación y después al departamento de emergencia, en el que está desde hace dos años. Hoy está a cargo del departamento y coordina las áreas que se encuentran en él, la de emergencia y la de comunicación. Entre las muchas tareas que llevan a delante, deben preparar archivos, coordinar los vehículos que tienen para los distintos eventos, prevenciones, coordinar los choferes y las unidades. Nos explica que cuando hay alguna necesidad en otro departamento deben cubrirlo, por eso los que ya son oficiales se van moviendo para suplir esos espacios.

Luciano está casado y tiene dos hijos, Facundo de 6 años y Juan Ignacio de 11 años quien ya pertenece a la escuelita de aspirantes menores. Recuerda que muchas veces acudió al toque de alarma con uno de sus hijos en el cochecito o que los paso a buscar por el jardín en el camión de bomberos. Nos explica que su familia está acostumbrada a este estilo de vida,y que lo apoya permanentemente. Castellari además de voluntario es enfermero y trabaja como técnico en hemoterapia en dos bancos de sangre, en el Hospital Regional José Bernardo Iturraspe y el de Centro Médico. En ambos trabajos debe realizar guardias, y nos explica que no siempre puede salir por un toque de alarma. Por la mañana le es imposible ausentarse, ya que debe realizar las transfusiones o sacar sangre, sin embargo, por la tarde/noche las guardias son pasivas y esto le permite moverse con mayor libertad, y poder cumplir tanto con Bomberos como con su familia.

Es un padre presente y trata de pasar todo el tiempo que puede con sus hijos, de llevarlos al colegio, a sus actividades extracurriculares, prepararles la comida o compartir tiempo en su casa con ellos. Para Luciano la institución también es su familia, en la cual pasa muchísimo tiempo y con la que ha compartido infinidad de momentos. Para él ser bombero es un estilo de vida, en el que muchas veces es necesario dejar de lado planes personales o hasta a su propia familia para acudir a un incidente. Nos expresa que “nunca se deja de ser bombero”.

Por ultimo nos cuenta que está feliz de compartir esta pasión con su hijo mayor, pero que no lo obliga a venir, deja que sea una decisión de él. Nos explica que no tiene miedo de lo que le pueda pasar a Juan porque es consciente del trabajo que realizan y de las precauciones que toman. Nos cuenta que hoy en día, los bomberos realizan muchos cursos capacitación y que poseen todo en norma, para poder realizar el trabajo de la forma más eficaz y segura posible.

 




Últimos novedades


  • 2017 · Realizado por